¿Aburridos en su matrimonio? = 4 razones, 4 soluciones

September 22, 2017

 

¿Recién casados y aburridos? ¿Se acabó el romance y te cuesta aceptarlo? ¿Amas a tu esposo(a) pero no se siente igual? ¿No te emociona estar con él/ella como antes? ¿Se siente monotonía y desgaste? ¿De pronto ya no sientes las mismas mariposas, ni deseo de agradarlo(a)?  ¿Te has preguntado si todo habrá acabado ya?

 

Si has contestado “sí” en una o más preguntas arriba, quisiera yo hacerte otra: ¿A poco de veras creíamos que el romance del noviazgo o la pasión de nuestra luna de miel iba a durar para siempre? ¿A quién queríamos engañar?

 

La buena noticia es que es muy probable que si te sientes así, estas iniciando una nueva etapa en la que el Amor alcanza nuevas dimensiones. Te recuerdo que no ha cambiado tu cónyuge, es que has cambiado tú, o al menos la forma en cómo ves las cosas.

 

Para efectos prácticos de tu relación, tal vez lo que quieras saber es cómo hacerle para que en su relación haya más momentos de romance, alegría, ilusión, y menos de decepción y desánimo. Aquí te compartimos 4 razones por las que llegamos a la desilusión, y 4 tips para salir de esa fase.

 

* Sus EXPECTATIVAS del Romance Eterno.

 

Eso que nos da la sensación de felicidad, es una etapa del enamoramiento y ¿qué crees? … fisiológicamente NO SE PUEDE ESTAR “enamorado” más de dos años.

 

Es un estado neurológico prácticamente imposible de mantener: la emoción de verlo todos los días, mariposas en la panza, sudar y agitarse de emoción, verlo(a) “sin defectos”, no poder quitarle las manos de encima, etc.

 

Todas las anteriores son conductas que vienen de un estado en el que somos presas de una plétora de químicos y que, evolutivamente, han resultado beneficiosas para la especie porque asegura su supervivencia. La realidad es que los neurotransmisores del romance, son cegadores: se ha comprobado que tienen un efecto de disminuir la sensación del hambre y del sueño (sólo para que te des una idea del alcance orgánico que tiene enamorarse).  Tal vez sería más claro decir que el enamoramiento no nos deja ver la realidad.

 

Sin embargo, no somos “sólo animales”, existe una naturaleza propia del ser humano que son y que responde más allá de lo biológico, y que incluye nuestras emociones y comportamientos. AMAR (que no enamorarse), necesita de la dimensión emocional. Y falta que hablemos de la que trasciende hacia lo espiritual, y es aquí donde tenemos la mayor potencialidad para Amar (pero ese es tema de otro café).

 

Tip: Así que, ¡bórrense de la cabeza la frase de: “…y vivieron felices para siempre”. No es que tu pareja no sea tan “perfecto(a)” como creías. Pasado el enamoramiento y la pasión, entras a otra etapa de la relación. “Ce la vie” y “deal with it”. Mientras más pronto lo aceptemos, más rápido encontraremos nuevas y maravillosas razones para seguir casados. De otro modo estás destinado a estar cambiando constantemente de relación después de una decepción y otra, en la que nunca encontrarás el “Amor” -¡y menos!-, la felicidad eterna.

 

* Tus prioridades no son EL o ELLA.

 

Algo que en definitivo no ayuda, es nuestro estilo de vida en estos años. Estamos más preocupados por “sobrevivir” al día a día, y hacemos proyectos económicos, de viajes, de crecimiento profesional, y nos olvidamos de que el GRAN PROYECTO, es el que tenemos con el esposo o la esposa que elegimos vivir toda la vida.

 

 

Cuando le abrimos más espacio al trabajo, cuando le dedicamos más tiempo a los amigos y hobbies, cuando invertimos más recursos a la casa que a los momentos para interesarnos por él/ella, para compartir tiempo de calidad, para hacerle un pequeño presente que muestre lo importante que es para nosotros… nuestra relación ya perdió terreno.

 

Tip: Si sientes desilusión por tu esposo o esposa, antes de buscarle “los defectos que te decepcionan” (pero que, acéptalo, ya tenía cuando te enamoraste y no te dieron problema), busca a esos ladrones que, “de a poco”, se fueron robando tu relación.

 

¿Que no estás de acuerdo? ¿Qué él/ella es lo más importante en tu vida? Pff… TE RETO. Por ejemplo, la cena o la comida, ¿Defiendes esa hora en la agenda incluso de las reuniones del trabajo, la familia de origen, las invitaciones de las amigas y los cuates para pasarlo con él/ella? O, ¿Qué tal tu dinero? ¿Cuánto inviertes en cosas para ti? Y… ¿Cuánto inviertes en tu cónyuge? Incluso, ¿Qué opinión, punto de vista te interesa más para un proyecto importante? ¿El de tu mamá/papá? ¿El de tus cuates? ¿O el de tu pareja? Así es Hacer de tu esposo(a), tu verdadero PRIMER LUGAR, no es fácil. Ánimo.

 

* Monotonía: La vorágine de compromisos y retos cotidianos.

 

A veces, no es que no haya tiempo, o que no exista la confianza para abrirnos, pero nos gana la rutina, el compromiso, el horario, el calendario. –“Claro que lo(a) amo, pero a qué hora y con qué dinero nos vamos a un restaurant o a una escapada el fin de semana”-.

 

Ya es un cliché, y lo hemos escuchado muchas veces pero vale la pena reiterarlo: hacer sentir amado(a) a tu esposo no requiere de inversión económica.

 

Tips: Si la forma en la que él/ella se siente amado(a) son regalos, basta activar un poco la creatividad para que encontremos esos pequeños detalles que le harán sentir la persona más especial para ti. El tiempo de calidad que pasamos con él/ella, puede buscarse en momentos de compromisos, por ejemplo: ir juntos al gimnasio, aprovechar los fines de semana para convivir incluso en pijamas, leer un libro juntos y comentarlo, etc.

 

El contacto físico es siempre indispensable, todos lo necesitamos, y para quienes puedan sentir incomodidad en ello, vale la pena esforzarnos por tomarlo(a) de la mano en el cine, pasarle el brazo en las reuniones, besos en la mañana y en la noche, etc. Honestamente, ¿quién se resiste a una caricia, un beso dado con ternura y cuidado, o a un contacto de complicidad? Ni se diga nuestra intimidad física, en la que se vuelve indispensable la intimidad emocional y espiritual que creamos antes y después.

 

Finalmente, estar atentos y amables para ayudarle con sus día a día, con las tareas que tiene a diario, o con sus responsabilidades y temas que le estresan, son clave para que en la rutina del día, podamos sentirnos pertenecidos, valorados y cuidados por nuestro(a) esposo(a).

 

 

<